viernes, 16 de diciembre de 2011

Toda la noche en vela, sin dormir ni un segundo. Recordando tu sonrisa y tu forma peculiar de mirarme con eses ojos oscuros como azabache. Llámame tonta por quererte pero no se puede evitar esto que siento. Me ves y te tengo que ver. Sonríes. Y después soy yo la que sonrío. Todo una cadena que llega a hacerme estar a mas de 3 metros sobre e cielo  todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario